Soy una novia trans – As√≠ es como encontr√© mi vestido de novia de ensue√Īo

Rate this post

Foto: Fotografía Korto

Comprar vestidos de novia no es una tarea f√°cil para nadie, pero puede ser a√ļn m√°s dif√≠cil para las mujeres que no est√°n bien representadas en la industria de la moda. La activista de la diversidad Precious Davis, una mujer trans en Chicago, pens√≥ que sab√≠a exactamente lo que quer√≠a del vestido de novia que usar√≠a para casarse con su amor, Myles.

Aqu√≠, Precious recuerda c√≥mo encontr√≥ el vestido de novia de sus sue√Īos, con un poco de ayuda de tres padrinos de moda de hadas.

Apenas puedo creer que haya pasado casi un a√Īo desde que camin√© por el pasillo y le dije “s√≠, quiero” al amor de mi vida, y mucho menos dos a√Īos desde que me convert√≠ en la primera novia transg√©nero en ir al programa “Say Yes to the Dress” de TLC: Atlanta.” Esa experiencia todav√≠a se siente tan poderosa y presente, y estoy seguro de que siempre lo ser√°. Despu√©s de toda una vida deseando tener mi propio momento de Cenicienta, nunca olvidar√© c√≥mo me sent√≠ al verme por primera vez con el vestido que me pondr√≠a al caminar por el pasillo.

Creciendo en el medio oeste conservador, mi singularidad no siempre fue f√°cil de expresar libremente y mis sue√Īos rara vez fueron comprendidos o alentados por quienes me rodeaban. De alguna manera todav√≠a manten√≠a un sentido de confianza en m√≠ misma, pero las formas en que encarnaba la feminidad y la teatralidad, que a menudo provocaban el desprecio de mi abuela cristiana que me cri√≥ y de los maestros y compa√Īeros de clase de mi tumultuosa infancia. As√≠ que como una mujer adulta, con s√≥lo a m√≠ misma para responder, sab√≠a que elegir un vestido de novia ser√≠a la √ļltima catarsis para todo el anhelo desplazado de mi infancia.

Antes de “Decir s√≠ al vestido: Atlanta”, cuando comenc√© el largo proceso de b√ļsqueda de vestidos, reflexion√© sobre una de las primeras citas que mi esposo Myles y yo tuvimos juntos. Un domingo me llev√≥ a la capilla Rockefeller Memorial Chapel en el campus de la Universidad de Chicago despu√©s de la iglesia y me dijo: “Aqu√≠ es donde me voy a casar contigo”. La Capilla Conmemorativa de Rockefeller es una obra maestra inmaculada de la arquitectura g√≥tica, masiva en escala, detallada con madera moldeada y piedra y hogar de uno de los √≥rganos m√°s grandes del mundo, con impresionantes vidrieras que dan a una amplia pista de aterrizaje hacia el altar. Instant√°neamente estuve de acuerdo con Myles. S√≥lo esta grandeza pod√≠a proporcionar el tel√≥n de fondo que necesit√°bamos para lo que ser√≠a una boda meticulosamente curada con cada detalle hecho a mano para crear la experiencia definitiva: un encuentro con lo divino para m√≠, mi amor y nuestros invitados.

Tambi√©n me inspir√© en la colecci√≥n navide√Īa del dise√Īador filipino Michael Cinco a partir de 2013, que me atrajo con su opulencia real y me present√≥ el equilibrio perfecto entre la luz y la oscuridad. El trabajo del dise√Īador cubano de vestidos de novia L√°zaro P√©rez tambi√©n me dej√≥ sin aliento. El drama y la teatralidad de su obra, realizada a trav√©s de texturas, ombra de color y rasgos de dise√Īo no tan sutiles, evocan un verdadero romanticismo que se alinea con la imagen que imagin√© para m√≠ mismo. Soy una reina por naturaleza, majestuosa en equilibrio y triunfante en esp√≠ritu. Necesitaba ver esas cualidades reflejadas en el corte, ajuste, estilo, color y detalle de cualquier vestido que decidiera ponerme.

En los primeros meses de mi b√ļsqueda de vestidos, busqu√© por todas partes -en l√≠nea, Macy s, Nordstrom, Neiman Marcus, Vera Wang y todas las revistas de novias que pude conseguir en la tienda de comestibles, recopilando todas las ideas y caprichos en mi tabla de Pinterest (que result√≥ ser indispensable para unir toda la visi√≥n de la boda).

Antes de llegar a ninguna conclusi√≥n, los dos sindicatos de “Say Yes to the Dress” (Nueva York y Atlanta) se pusieron en contacto conmigo y me invitaron a sus espect√°culos para encontrar el vestido de novia de mis sue√Īos. Los productores nos hab√≠an visto a mi marido y a m√≠ en la campa√Īa Instapride de Miley Cyrus Happy Hippie Foundation con Instagram. Fue una decisi√≥n desgarradora de qu√© ciudad elegir. Ambos ten√≠an pros y contras, pero por lo que yo hab√≠a visto, las novias de Nueva York tend√≠an a elegir vestidos que eran m√°s provocativos por naturaleza y yo sab√≠a que eso no encajaba con mi visi√≥n. Al final, sent√≠ que Atlanta era una mejor elecci√≥n para m√≠, evocando glamorosas im√°genes sure√Īas de Scarlett O Hara en Lo que el viento se llev√≥ .

Foto: Fotografía Korto

Cuando llegu√© a Bridals de Lori, todo el mundo estaba tan emocionado, c√°lido y acogedor. Me hicieron sentir como en casa. Estar presente en ese momento y ese espacio ic√≥nico trajo un torrente de sentimientos, una mezcla de alegr√≠a y ansiedad y mi mente se qued√≥ en blanco. Toda la investigaci√≥n que hab√≠a hecho fue olvidada, pero afortunadamente cuando sal√≠ del ascensor hacia el piso de la sala de exposici√≥n, vi que ten√≠a a los mejores ayudantes all√≠ para guiarme. Monte Durham, Lori Burns Allen y – ¬°sorpresa! – mi dise√Īador de bodas favorito, L√°zaro P√©rez, de pie en una fila como tres hadas madrinas esperando para conceder mis deseos m√°s salvajes.

Estoy seguro de que todos en el set sab√≠an que yo era Trans, pero eso no cambi√≥ la forma en que me ve√≠an o me trataban de ninguna manera. Para ellos, yo s√≥lo era una mujer joven y en√©rgica que buscaba el vestido perfecto para un momento muy especial de mi vida y lo dej√© claro en nuestras conversaciones preliminares. Mi felicidad y mis deseos eran su √ļnica preocupaci√≥n.

Originalmente fui a mi SYTTD grabando con una imagen muy clara y espec√≠fica en mi mente del vestido que elegir√≠a – vestido de sirena con un tren exagerado. Pens√© que un vestido de baile era una opci√≥n demasiado esperada, y quer√≠a algo que pareciera natural y no forzado. Pero cuando Monte Durham me pregunt√≥ qu√© quer√≠a en un vestido proclam√©: “¬°Realeza, opulencia, disfraz!” √Čl dijo: “Bueno, cari√Īo, eso dice vestido de gala”. Acept√© probarme el vestido de baile primero, e incluso antes de verme en el espejo me sent√≠ radiante y transformado. El ajuste no era perfecto, el detalle del corpi√Īo no era exactamente lo que ten√≠a en mente, pero la idea de ello, el drama de ello, la realeza, removieron algo en m√≠ que no pod√≠a sacudir! Desde el momento en que me lo quit√©, no pude quitarme de la cabeza la imagen de m√≠ mismo con ese vestido de baile! Fue tan perfecto.

Mis amigos insist√≠an en verme en la sirena de la que hab√≠a estado hablando durante tanto tiempo, as√≠ que me prob√© una que hab√≠amos elegido. Me quedaba bien, me halagaba la forma, pero de alguna manera se me cay√≥. Me di cuenta de que como asisto a galas y funciones formales durante todo el a√Īo, esencialmente ya ten√≠a m√ļltiples versiones de ese vestido en diferentes colores en mi armario. No era lo suficientemente especial. Mis amigos prefer√≠an la mirada de la sirena, pero nadie m√°s pod√≠a entender o criticar la forma en que me sent√≠a por dentro cuando me pon√≠a “la sirena”. Una cosa que aconsejo como novia es pasar alg√ļn tiempo a solas contigo mismo en el vestido, para que puedas realmente sentir c√≥mo te hace sentir antes de que tengas que empezar a filtrar un mill√≥n de otras opiniones.

Al final, SYTTD Atlanta fue la elecci√≥n correcta, porque despu√©s de probarse s√≥lo un par de vestidos y darse cuenta de que la falda del primer vestido de baile alterado con el corpi√Īo de la sirena se combinar√≠a para ser el vestido de novia de mis sue√Īos, L√°zaro intervino y se ofreci√≥ a hacer precisamente eso! Y no s√≥lo me ofreci√≥ hacer mi vestido de novia a medida, ¬°tambi√©n me ofreci√≥ hacer un segundo vestido para la recepci√≥n! Sue√Īo. Ven. Verdadero.

Cuando le dije que s√≠ al vestido con el que me casar√≠a con mi esposo, sent√≠ la misma alegr√≠a abrumadora cuando baj√© al altar un a√Īo despu√©s. Nunca me hab√≠a sentido tan actualizada y triunfante. Con ese vestido, sent√≠ en un instante que tantos a√Īos de tristeza y soledad se desvanec√≠an y que siempre atesorar√© mi traje de L√°zaro de costumbre que hizo llorar el ojo de mi marido.

Precious Davis es un profesional de la diversidad y la inclusión. Encuéntrala en Instagram @PreciousBradyDavis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *