No le digas estas cosas a una novia el día de su boda.

Rate this post

Foto: Fotografía de Rania Marie

No importa cuánto tiempo hace que conoces a la novia, hay ciertas cosas que NO debes decir en absoluto. Aquí hay algunas conversaciones que usted debe evitar cuando charla en su gran día:

“¬ŅQui√©n pag√≥ todo esto?”

No hables de dinero con la novia. Es grosero e incómodo preguntar cómo la pareja puede pagar su boda o preguntar quién contribuyó para qué. Este es un momento para que usted felicite a la pareja por todo el trabajo duro que pusieron en la planificación de una boda tan maravillosa, no importa lo lujosa que sea.

“¬ŅTengo que sentarme al lado de esa persona?”

No le pidas a la novia que cambie la distribuci√≥n de asientos. Los mapas de asientos toman mucho tiempo y no se elaboran en el √ļltimo minuto. Pedirle que mueva su lugar s√≥lo porque usted no es la mejor amiga de la persona a su lado es una molestia y puede causar estr√©s innecesario para la novia. As√≠ que pon una cara valiente, pide un trago y si√©ntate donde la novia quiere que te sientes.

“En mi boda, lo hice _.”

No hagas que el día sea sobre ti. Este es el día de la novia y no quiere que le recuerden que podría haber hecho algo diferente. En lugar de eso, debes asegurarte de dar las gracias por permitirte ser parte de la celebración y evitar cualquier comentario que pudiera desviar la atención de ella.

“Oh, ¬Ņt√ļ mismo escribiste tus votos? No me lo creo.”

No le preguntes a la novia si alguien la ayud√≥ con sus votos. Est√° perfectamente bien que usara una cita de William Shakespeare, incluso si sabes que tu amigo nunca ha le√≠do uno de sus libros. Tampoco es asunto suyo si el oficiante que llev√≥ a cabo la ceremonia desempe√Ī√≥ un papel importante en ayudar a reunirlos.

“¬°Necesitas otro trago!”

No le digas a la novia que necesita otro trago para disfrutar de su boda. Un par de tragos está bien, pero presionarla para que beba tanto que se enferme es un no-no. Deje que ella decida cuándo necesita otro y no la fuerce a emborracharse por completo. Ella quiere recordar que su boda no terminará con un dolor de cabeza masivo al día siguiente.

“Apuesto a que no dura.”

No hagas bromas sobre el fracaso del matrimonio. Este no es el lugar ni el momento para bromas sarc√°sticas sobre la ruptura de los reci√©n casados. La novia no s√≥lo pas√≥ meses planeando la boda de sus sue√Īos, sino que no quiere que usted haga apuestas sobre cu√°nto tiempo durar√° su matrimonio.

“Pens√© que nunca te casar√≠as.”

No le digas a la novia que pensaste que no era apta para el matrimonio. El día de la boda de una novia se supone que es uno de los días más felices de su vida. Decir que nunca pensaste que se asentaría es algo que podría no ir bien. Es doloroso, y también te hará ver como un completo idiota.

“¬ŅCu√°l es el plan despu√©s de la luna de miel?”

No le digas el futuro a la novia. Preguntar cuándo los recién casados van a tener hijos o cuándo van a comprar su primera casa justo después de casarse es una mala sincronización. La novia quiere concentrarse en su gran día y no apresurarse en lo que sucede después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *