7 pasos para encontrar el vestido de novia perfecto

Rate this post

Foto: Estudios Riverland

Cuando era una futura esposa, recib√≠ dos preguntas con frecuencia alternada: “¬ŅC√≥mo sab√≠as que Joe era el elegido?” (F√°cil: nunca me llam√≥ loco, era fastidioso con la lavander√≠a, me soport√≥ hasta el punto de que, de hecho, estoy loco.) Y: “¬ŅC√≥mo encontraste el vestido de novia perfecto?” La respuesta a esta pregunta no fue tan f√°cil. De hecho, nunca lleg√≥ a suceder, llevo casado m√°s de un a√Īo y a√ļn no estoy seguro de que mi vestido de novia fuera El Elegido. No me malinterpreten, me encant√≥, me sent√≠ incre√≠ble todo el d√≠a, y no puedo evitar sonre√≠r cada vez que lo veo ondeando en la brisa de las fotos de mi boda. Pero a√ļn as√≠… “¬ŅEl Elegido?” ¬ŅC√≥mo puedo saber que cuando hay millones de vestidos ah√≠ fuera -miles de miles que nunca he visto, y cientos de nuevos que se sue√Īan todos los d√≠as?

El primer paso para averiguar si has encontrado a El que est√° en un vestido es dejar de tratar de encontrar a El que est√° en un vestido. Puede que nunca haya un vestido que pienses que es 100 por ciento el mejor para ti, comparado con todos los dem√°s, sin duda, literalmente tan perfecto que nunca volver√°s a sentir un solo indicio de emoci√≥n mientras miras un solo vestido de novia. Entonces, ¬Ņpor qu√© es tan (relativamente) f√°cil sentirse as√≠ con la persona con la que te vas a casar? Probablemente porque est√°n…. vivos. y tener, como, una personalidad. Esto hace que los criterios sean un poco m√°s espec√≠ficos. Un vestido no puede hacer nada de eso -todo lo que puede hacer es lucir bien en ti- lo cual es algo que un mont√≥n de vestidos pueden hacer (porque eres una nena total). Para evitar toda esa presi√≥n y esos est√°ndares imposibles, intente cambiar su enfoque de encontrar “El Vestido √önico” a encontrar “Un Vestido Perfecto” en su lugar. Te sentir√°s igual de asombroso en el vestido resultante, menos una tonelada m√©trica de ansiedad.

Aquí están algunas extremidades en cómo encontrar el vestido de novia perfecto, y cómo saber cuando usted tiene:

1. Prueba un poco de todo.

Puedes ir a comprar vestidos con una silueta -o incluso con un vestido en concreto- teniendo en cuenta que est√°s bastante seguro de que te vas a ver con 100 emoji aqu√≠]. Y, puede que tengas raz√≥n! Pero no te enga√Īes a ti mismo con la experiencia de ver lo que el resto del mundo del vestido de novia tiene para ofrecer. Pru√©bate al menos un vestido en cada silueta (tu estilista de la tienda de vestidos te ayudar√° con eso) y aseg√ļrate de ser un poco aventurero y de probarte estilos que normalmente no te gustar√≠an. Es importante hacer esto porque nunca encontrar√°s un vestido perfecto si no consigues una muestra de todo lo que hay ah√≠ fuera – tu favorito podr√≠a ser una sirena de encaje, pero nunca lo sabr√≠as si todo lo que te probaras fueran batas de raso.

Foto: Fotografía de Lucas Rossi

2. Sienta lo que no le gusta.

Esta punta va de la mano con la punta #1. Nunca podr√°s encontrar un vestido que realmente te guste si no sabes lo que realmente no te gusta. Suena un poco negativo, pero es verdad. Cuando me probaba los vestidos, sab√≠a que quer√≠a tirantes, pero no estaba seguro de qu√© estilo quer√≠a, as√≠ que me prob√© toneladas de tirantes de diferentes tipos: gruesos, casi sin tirantes, con tirantes, de cabestro, etc√©tera, etc√©tera. Me di cuenta de que las tiras gruesas abrumaban mi estructura y me hac√≠an sentir mal con los vestidos a los que estaban sujetos, as√≠ que supe desde entonces que s√≥lo me probar√≠a vestidos con tiras delicadas, lo que me ayud√≥ a estrechar mi b√ļsqueda y a averiguar qu√© era lo que m√°s quer√≠a que destacara mi vestido (¬°mis hombros!). Eliminar categor√≠as enteras, estilos, telas y adornos de los vestidos tambi√©n ayudar√° a prevenir esos momentos en los que muchas novias experimentan despu√©s de comprar un vestido cuando ven un vestido bonito y de repente se preguntan si cometieron un gran error. Es una trampa f√°cil de caer, pero si est√°s armado con conocimiento, tambi√©n es una trampa f√°cil de evitar.

3. Compre como si fuera en serio.

No vayas a comprar vestidos a medias, o tal vez te vayas con las manos vac√≠as. Si usted tiene una mentalidad de, “S√≥lo estoy mirando hoy,” o “Me siento hinchado y horrible hoy”, todas estas emociones ser√°n contrarias a su objetivo de encontrar el vestido de novia perfecto. La verdad es que hay un vestido precioso para ti. En tu presupuesto. Para tu cuerpo. Afuera en el mundo. Si lo crees, lo encontrar√°s. (Y usted debe creerlo, porque es verdad. ¬ŅAlguna vez has visto a una novia caminar desnuda por el pasillo?) Parte de ir de compras como t√ļ significa que tienes que ir a la tienda con todo lo que necesitas: sujetador sin tirantes si quieres usar uno, o incluso empanadillas de pez√≥n si eso es lo tuyo, zapatos en la altura y el estilo general que est√°s pensando, incluso cualquier accesorio que sientas que no es negociable, como los pendientes de reliquias. ¬ŅOtra parte? Sentirse confiado y concentrado. Esto podr√≠a significar que te quites el pelo el d√≠a que vas de compras, que te maquilles un poco m√°s de lo que normalmente lo har√≠as un s√°bado por la tarde, que no salgas demasiado tarde la noche anterior para que te sientas fresco y sin resaca, e incluso que vayas de compras solo si sientes que ciertos amigos o miembros de la familia te distraer√°n o te abrumar√°n.

4. Toma fotos.

Duh! Querrás fotos de todas tus pruebas favoritas. Las imágenes nos ayudan a vernos a nosotros mismos de manera diferente a como nos vemos en un espejo, y le darán mucho sobre lo que reflexionar si no está listo para comprar, pero se inclina fuertemente hacia una o unas pocas opciones. También, ver cómo las fotografías de un vestido es importante porque mientras que su día de la boda es el punto entero del vestido, es solamente un día Рes sus fotos de la boda que viven encendido para las generaciones. Sin embargo, una vez que compres un vestido, es hora de borrar todas las fotos de todos los vestidos que te probaste, lo peor que puedes hacer es obsesionarte con los vestidos que no elegiste!

Foto: Sarah Bradshaw Fotografía

5. Sé exigente.

No pedir cilantro en un restaurante mexicano es molesto. Sin embargo, no pedir tul en una tienda de novias cuando se trata de comprar vestidos de novia? Eso es conseguir lo que quieres. No hay manera de ser demasiado quisquilloso cuando vas a comprar ropa, siempre y cuando seas educado y realista con tu asesor. Pero si te detienes por miedo a ser demasiado mandona o demasiado “novia”, es posible que pierdas la oportunidad de encontrar el vestido de novia perfecto, ¬°y comprar el vestido de novia no es exactamente algo que vas a tener que hacer de nuevo! Dicho esto, s√© sincero, s√© persistente y aprovecha al m√°ximo tu tiempo en la tienda de novias, cr√©eme, tu consultora de vestidos lo ha visto todo, y es literalmente su trabajo darte exactamente lo que quieres. Entonces, ¬Ņquieres probarte ese vestido por quinta vez? ¬ŅQuieres algo un poco diferente? ¬ŅQuieres probarte el velo con la faja y los pendientes? ¬ŅQuieres probar ese vestido que va totalmente en contra de todo lo que dijiste que quer√≠as una hora antes? Puedes hacerlo, y deber√≠as preguntarlo. (Y no olvides decir por favor y gracias.)

6. Sepa cu√°ndo es el momento de decir “¬°S√≠!”.

Como describ√≠ al principio de este post, no estoy tan seguro de que exista algo as√≠ como “El Elegido” cuando se trata de vestidos de novia. Para m√≠, no hubo un momento importante en el que el tiempo se congel√≥ y un coro de √°ngeles comenz√≥ a cantar y me mir√© en el espejo y de repente sent√≠ que no hab√≠a otro vestido en la tierra para m√≠. En cambio, toda la experiencia fue mucho m√°s sutil: me hab√≠a probado muchos vestidos en varias citas a lo largo de un mes o as√≠, estaba un poco abrumada y estresada y haciendo malabares con un mont√≥n de “favoritos”, pero ninguno de ellos se sent√≠a del todo bien. Hab√≠a tenido un almuerzo encantador con amigos, junto con un poco de champ√°n, y todos est√°bamos de buen humor cuando llegamos a la tienda de vestidos. Me prob√© mi Leanne Marshall fluido y me encant√≥ c√≥mo se ve√≠a. Me sent√≠ emocionada y guapa y lista para casarme, finalmente, con un vestido que se sent√≠a como “yo”. Me prob√© unos cuantos m√°s despu√©s de eso, pero ya sab√≠a que estaba decidido, compr√© el vestido esa tarde. ¬ŅHubo l√°grimas? ¬ŅUna declaraci√≥n a gritos al mundo? (“¬°Estoy diciendo S√ć al VESTIDO!”) No, s√≥lo una gran cantidad de sonrisas, algo de nerviosismo y alivio. Cuando te pruebes el vestido que finalmente ser√° tuyo, es posible que no sientas esa explosi√≥n de emoci√≥n de la que hablan en la televisi√≥n, y eso est√° bien. Lo que debes sentir es hermoso, excitado y listo. Usted debe sentirse listo para dejar de comprar, listo para hacer este compromiso, y listo para hacer su gran debut como una novia vestida con este vestido. Si todo eso te parece bien (puntos extra si tu madre est√° llorando en alg√ļn lugar del vestuario), entonces, ¬°enhorabuena, has encontrado un vestido perfecto! Si no, sigue buscando, te prometo que llegar√°s all√≠. S√≥lo tienes que dejarte llevar.

7. Ama a la persona con la que est√°s.

Al igual que tu prometido(a), los vestidos de novia tienen unas pol√≠ticas de devoluci√≥n horribles y b√°sicamente inexistentes. As√≠ que una vez que tienes el tuyo, es tuyo. Esto puede ser a la vez una sensaci√≥n incre√≠blemente aliviadora (“¬°He terminado de comprar vestidos para siempre!”) y deprimente (“¬ŅHe terminado de comprar vestidos…. para siempre?”). Esta fase es la primera de bienes ra√≠ces para la duda, vestir a FOMO, y otras sensaciones terribles en general para escabullirse y llover en su desfile – tomar de alguien que sabe. A pesar de que continu√© amando mi vestido despu√©s de comprarlo, cada vez que ve√≠a nuevos lanzamientos anunciados en mis tiendas de vestidos favoritas, me daba un sentimiento de p√°nico en el pecho: ¬Ņhab√≠a algo mejor all√≠ que me gustar√≠a m√°s y que ahora nunca podr√≠a tener? La respuesta a este problema tan com√ļn es: Qu√© l√°stima. S√≥lo tienes que amar a la persona con la que est√°s, y tomar todas las medidas necesarias para congelar a los culpables que inducen a la duda. Deja de leer revistas y blogs de bodas, deshazte de los dise√Īadores de vestidos en los medios sociales y, como mencion√© anteriormente, borra fotos tuyas en otras pruebas de tu tel√©fono. S√≥lo hay un vestido por el que deber√≠as estar obsesionado ahora, y es el que has puesto un dep√≥sito de $1,000 que est√° siendo cosido a tus medidas exactas en una sastrer√≠a en alg√ļn lugar. ¬ŅNo puedes sacudir la sensaci√≥n de que tienes la equivocada? Hackeo de cerebros: Imagina la cara de tu pareja cuando te vean con ella por primera vez. De repente se convierte en la correcta. (Funciona siempre.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *