5 cosas que debe hacer antes de despedir a un padrino de boda

Despedir a un padrino no es una decisiĂłn que debe tomarse a la ligera, pero cuando un padrino no participa en la boda o no se comporta de otra manera, puede ser fácil enviar ese texto de “estás despedido”. En lugar de actuar precipitadamente, le recomendamos que respire profundamente y retroceda unos pasos. Recuerde que despedir a un padrino significa que su amistad ha terminado efectivamente, y eso puede ser algo de lo que se arrepentirá años despuĂ©s.

AsĂ­ que antes de despedir a un padrino, siga estos cinco pasos.

Averiguar qué es lo que realmente está pasando.

Puede haber muchas razones por las que un padrino no cumple con sus deberes. PodrĂ­a ser algo personal, tal vez estĂ© tratando con asuntos familiares, laborales o financieros que aĂşn no ha hecho pĂşblicos. O le preocupa que tu amistad se acabe una vez que te hayas casado. Tal vez está sintiendo algĂşn nivel de celos. O tal vez estás siendo más exigente de lo que Ă©l esperaba. Cualquiera que sea la razĂłn, es importante escucharlo. Antes de despedir a un padrino, pĂ­dale que se reĂşna para tomar un cafĂ© o una cerveza (o si no es de aquĂ­, una llamada o FaceTime) para hablar de sus preocupaciones. Hable con Ă©l con la mayor calma posible. PodrĂ­as abrir diciendo: “Estoy muy contento de tenerte como padrino, pero me doy cuenta de que no pareces estar de acuerdo. ÂżQuĂ© pasa?” Entonces, dĂ©jelo hablar, no interrumpa. Puede que te diga lo que está pasando para que puedas resolverlo. Si simplemente dice “nada”, entonces intente el siguiente paso.

Pasen algĂşn tiempo juntos (no relacionados con la boda).

Si su padrino no se está abriendo sobre por qué está rechazando todas las cosas relacionadas con la boda, trate de establecer un vínculo con él de otras maneras. Recuerda que tu vida no debe girar en torno a la planificación de la boda ni tampoco tus amistades. Reúnase para la hora feliz, invítelo a una ronda de golf o a una salida al gimnasio, o vea si quiere unirse a usted para una fiesta de Cosas Extrañas, o si vive lejos, trate de enviarle un mensaje de texto o llamarlo más. Cuanto más tiempo pasen juntos, más probable es que se abra, o tal vez sólo el hecho de que estén pasando más tiempo juntos lo haga más dispuesto a ayudar en la boda. También recordarán por qué se hicieron amigos en primer lugar, lo que los hará menos propensos a despedirlo.

Sea directo.

Si usted todavĂ­a no nota un cambio positivo despuĂ©s de hablar con Ă©l y pasar más tiempo juntos, en lugar de despedirlo, pregĂşntele directamente si todavĂ­a quiere participar. No seas pasivo-agresivo, sino simplemente di: “Escucha, sĂ© que tienes muchas cosas que hacer ahora mismo y no quiero forzarte a ser un padrino si no quieres. Me encantarĂ­a tenerte en la boda, pero si prefieres no ser un padrino, dĂ­melo”. Puede que simplemente estĂ© buscando permiso para retirarse, y se sentirá aliviado de que usted lo haya pedido. O puede darse cuenta de que ha estado equivocado y resolverá involucrarse más. De cualquier manera, preguntarle directamente si quiere entrar o salir puede ser una mejor manera de abordar este asunto que despedir a un padrino.

Que los demás ayuden.

Sus otros padrinos, y particularmente su padrino, podrían ser los mejores recursos para evitar el impulso de despedir a un padrino. Hable con ellos sobre las maneras en que pueden ayudar a incluir a su problemático padrino más-quizás él no es quien toma la iniciativa y necesita un poco de ayuda cuando se trata de sus responsabilidades. O tal vez no le guste planear la despedida de soltero, pero podría ser más adecuado para ayudar el día de la boda. Recuerde que todos los padrinos no tienen que realizar todas las tareas. Deje que le ayude como pueda, y mientras los otros padrinos lo tengan cubierto, trate de no preocuparse si uno no está haciendo todo lo que puede.

Dale otra oportunidad.

A menos que haya hecho algo realmente horrible, despedir a un padrino debe evitarse a toda costa. Al final, mientras aparezca el día de tu boda, use el atuendo requerido y esté a tu lado en el altar, estará cumpliendo con su papel. Y si manejas cualquier situación negativa con calma y madurez en lugar de simplemente mostrarle la puerta, puedes terminar fortaleciendo tu amistad en lugar de destruirla. Así que sí, considerar despedir a un padrino es normal, pero actuar en consecuencia será algo de lo que te arrepentirás.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *